SEÑOR «¡Sálvanos!»

Señor, ¡sálvanos! Cuando los discípulos acudieron a Jesús (Mateo 8:23-25), pudieron decir dos palabras: «Señor, ¡sálvanos!». No había tiempo para discursos preparatorios, ni tampoco era ocasión para intentar impresionar ofreciendo pensamientos profundos o palabras polisílabas. Está oración tenía que ser como una flecha, delgada y puntiaguda, dirigida al corazón del asunto. No le contaron a Jesús todos los detalles de la tormenta; de hecho, ni siquiera mencionaron la tormenta. Él ya lo sabía. No le dijeron a Jesús cómo tenía que salvarles, pues la situación les sobrepasaba. No necesitaban que Él les ayudará a achicar agua o a bajar las velas, sino que necesitaban que hiciera algo, ¡y pronto! Simplemente le pidieron que les salvará (Mt. 8:26-27). Nosotros también hoy nos presentamos como hijos de Él y le decimos al Todopoderoso SEÑOR «¡Sálvanos!»

Esta entrada fue publicada en A mis amigas, En la búsqueda de DIOS, Esfuerzate y se valiente y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SEÑOR «¡Sálvanos!»

  1. Ana Celina Lancho Ruiz dijo:

    Amen Gracias Siempre

    Enviado desde Correo para Windows 10

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .