¡Todo está perdonado!

El padre del hijo pródigo es como tu PADRE celestial. No importa lo que hayas hecho, cuando regresas a casa con DIOS, él te envuelve en su Amor. Te da lo mejor y te dice: “¡Todo está perdonado! Ve a buscar el vestido. Ve a buscar los zapatos. ¡Tengamos un banquete!   Mi hijo ha vuelto a mí”.

Llegas a casa a la celebración, no a la condena. Y DIOS quiere que te unas a ÉL en celebración mientras le das alabanza…

Esta entrada fue publicada en A mis amigas, En la búsqueda de DIOS, Esfuerzate y se valiente y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .